jueves, 29 de noviembre de 2012

Libertad 8. Dulce emancipación.

Las explicaciones están al final del post, después de la lectura.



–Hola Erecnar, me alegro de verte aquí –dijo Ilvael, sin apartar la vista del monitor–. Estamos con algunas pruebas preliminares, para asegurarnos que todo va tan bien cómo debería.
El hangar estaba bastante vacío, a excepción de las distintas piezas colgadas, destinadas al Emancipador y de los cazas que se amontonaban en un pequeño montón. Los droides pululaban arreglando piezas, ajustando secciones del propio hangar o símplemente trayendo materiales. Las enormes puertas blindadas que daban a la quebrada estaban abiertas.
–Muy bien, muy bien –respondió admirado Erecnar–. El sitio es impresionante.
–Vaya, gracias. Perdona –se llevó el comunicador a la cara–. Muy bien Kat, recula, ya puedes meterlo. Está todo genial.
–He traído mis cosas –comentó, acercándose a la sala de seguridad–. He visto casilleros ahí.
–Sí, sí, luego os abro el Emancipador para que dejéis vuestros trastos en los camarotes.
No estaba haciendo mucho caso. La popa de la pelta asomaba ya con cuidado, llenando la entrada y oscureciendo el hangar, mientras flotaba con un sonido ululante que comenzaba a llenar el lugar.
–¡No, no lo vamos a colgar de nuevo! –gritaba para hacerse oír por encima del estrépito–. ¡Sigue, sigue! ¡Vale! ¡Conecta el aterrizaje, que ya está!
Con un grave siseo se abrieron las patas de aterrizaje, que gruñeron cuándo los repulsores cesaron su trabajo y descargaron el peso. Una larga rampa extensible de acceso se desplegó perezosa desde la popa, entre las dos patas traseras.
–Kat, haz el favor y abre también la bahía del hangar y los ascensores de carga –se giró hacia el resto del hangar y dijo con una potente voz–. ¡Muy bien! ¡Todos arriba! ¡Tenéis las localizaciones señaladas, así que vuestros camarotes no tienen pérdida! ¡Cada cuál que vaya al que le corresponda y recordad que el que primero llega, elige litera!



El interior de la nave era curioso. La bodega era enormemente amplia, separada del hangar y taller por un delgado mamparo blindado, que en caso de necesidad se podía recoger, pero que mientras se mantenía desplegado convertía el lugar en un recinto estanco, pero el resto de pasillos se habían recolocado para dejar espacio a los nuevos sistemas. Apenas habían ya camarotes y la mayoría de estos eran cómo mínimo, cuádruples, excepto el del capitán y la piloto, que era doble, con un pequeño mamparo que los separaba y se encontraba al nivel del puente, en la torre de mando. El resto estaban en la base, aunque la enfermería disponía de un cuarto de descanso para el oficial, que lo convertía en el área de descanso con más privacidad de la nave. Los pasillos estaban perfectamente señalizados con direcciones e instrucciones para la evacuación, pues a Ilvael le gustaba mantener a su tripulación viva. Y aunque había pensado en la posibilidad de contratar razas muy dispares y haber estandarizado todo lo posible el Emancipador, Erecnar entraba muy justo en el pasillo, cosa que no le acababa de gustar. Pero estimulado por la advertencia del capitán acerca de los catres, se movía con rapidez, zigzagueando por el intrincado sistema de pasillos. Finalmente, localizó un camarote en el que venía indicado su nombre. Dentro, habían dos literas que en su parte superior habían unido mediante barrotes soldados. Encima, un colchón hecho a partir de los dos originales serviría de cama para el enorme chandersi. No parecía cómodo.







¡Muy buenas! Mucho tiempo ha desde la última actualización de "Libertad". Han ocurrido cosas, cómo que ahora soy oficialmente "Il Padrino" y que sigo esperando (ejem) el especial por la entrada 200. Así que oficialmente esta es la 200. El especial ya llegará cuando. Es jodidamente escasa, pero es lo que hay de momento. Haré caso al pueblo y los martes (¡nadie dijo qué martes, muajajaja!) el segundo espacio fijo irá destinado a "La Senda del Interrogador" después de tanto tiempo (hace poco la idea cumplió un año, pero no tengo tanta cara para celebrar algo que lleva más de 6 meses parado). Así que nada más de momento. ¡Un saludo a todos muchachada!


Por otra parte, recordad que el Emancipador aún busca tripulación, así que si queréis animaros sólo tenéis que
Clickar aquí y postear vuestra idea.

2 comentarios:

  1. Antecedentes de la guerra germano-polaca (IV). La batalla de Annaberg
    Esta batalla es muy poco conocida, incluso entre los aficionados de la historia militar. No obstante este enfrentamiento armado marcó un hito histórico de primer orden en el imaginario colectivo germano-polaco desde los años veinte del siglo pasado. Esta entrada intenta dar a conocer sucintamente este hecho histórico.
    www.molestoluegoexisto.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la historia militar como el que más, pero me temo que no es el lugar adecuado para hablar sobre ello.

      Eliminar